Lenguaje (I)nterno/ Lenguaje (E)xterno

Autor: Eduardo de Bustos

Resumen del Compendio de Lógica, Argumentación y Retórica

Editorial Trotta

De forma paralela a la distinción entre lenguaje y lengua, se suele establecer una oposición fundamental ente el lenguaje como una realidad autónoma respecto a las capacidades biológicas y sociales de los individuos, que sería el lenguaje en cuanto externo al individuo, el lenguaje-E, y el lenguaje-I.

El lenguaje-E

Está constituido por el conjunto de los productos lingüísticos, el resultado de las acciones comunicativas que se realizan mediante el uso de las diferentes lenguas, esto es, por los ejemplares o proferencias lingüísticas.

Muchas disciplinas que estudian las lenguas; como la filología, la sociolingüística, o la antropología lingüística se centran en el lenguaje E, en las manifestaciones externas de la capacidad lingüística general, en la medida en que esta se concreta en las diferentes lenguas naturales.

El lenguaje-I

Consistiría en un estado inicial de la mente/cerebro que encarnaría la capacidad lingüística común a la especie humana y, por otro, por el conjunto de estados psicológicos que son el resultado de la maduración y fijación de esa capacidad lingüística, las diferentes lenguas humanas.

Solo el lenguaje-I es susceptible de ser objeto de investigación científica., sólo él es un objeto de investigación natural. Dicha investigación se realiza a su vez en dos niveles de concreción:

Primer nivel (Descripción/ explicación de la disposición lingüística en general)

Describiría el estado o disposición neurológica primigenia, previa a cualquier proceso cognitivo de maduración neurológica o aprendizaje social.

Noam Chomsky, lo ha asociado a la concepción racionalista, en el intento de especificar una gramática universal, un conjunto muy abstracto de estructuras que fuera compatible con la variedad de gramáticas de las diferentes lenguas  y que además, fuera un modelo plausible de las estructuras biológicas, comunes a la especie humana, que constituyen nuestra capacidad lingüística. Es decir, determinar que principios abstractos comunes se derivan de todas esas lenguas.

Segundo nivel (Las lenguas-I en las que se ha concretado la capacidad lingüística general)

Se trata de describir de una forma abstracta estructuras biológicas. Los diferentes estados neuronales en que derivado la capacidad lingüística original. Según Chomsky, eso debe hacerse desde la especificación de las diferentes gramáticas que se derivan de los principios de la gramática universal.

Se deben tener además en cuenta dos constricciones más:

  1. La descripción ha de ser compatible con los datos de las lenguas (descriptivamente adecuada).
  2. Ha de constituir un modelo plausible de las estructuras neurológicas correspondientes (explicativamente adecuadas).
Síguenos y comparte:
error

El Diálogo

Autor: Jesús Alcolea

Resumen del Compendio de Lógica, Argumentación y Lógica

Editorial Trotta

El término diálogo procede del latín, dialogus, y este del griego, dialogos, que deriva de dialogomai, con el significado de conversar, discurrir. Se expresa como un discurso racional originado en la conversación entre varios agentes que a través de preguntas y respuestas muestran su interés por una investigación común. Por ello, el recurso al diálogo se encuentra en todas las manifestaciones de la dialéctica.

Gadamer ha identificado el diálogo con un instrumento epistémico y con un modo efectivo del lenguaje, que guarda una relación especial con la comunidad potencial de la «razón», que es una comunidad de dialogo, y en la que cuando dos personas intercambian impresiones, se confrontan dos visiones del mundo.

«La palabra solo encuentra confirmación en la recepción y aprobación por el otro. Las conclusiones que no vayan acompañadas del pensamiento del otro pierden vigor argumentativo».

Platón

Apel (1972) Y Habermas (1981), en la idea de una comunidad ideal de comunicación, la basan en un diálogo que «contendría la consumación de la verdad». Se configuraría a través de condiciones que satisfechas por un acuerdo válido y vinculante, afectarían a los agentes racionales.

Para Walton (2006), un diálogo es un tipo de conversación con un determinado fin y en la que dos conversadores (como mínimo) toman la palabra por turnos. Además de argumentos, los diálogos contienen preguntas, respuestas, explicaciones, instrucciones sobre cómo hacer algo, etc.. Para que el diálogo tenga éxito entre los participantes, han de poder formular los argumentos, pues si una parte recurre a la fuerza para silenciar a la otra, queda obstruida la posibilidad de éxito.

En el diálogo se pueden identificar 5 rasgos:

  1. El tema (o cuestión) suele quedar codificado en las tesis o (contra-)propuestas defendidas por las partes.
  2. Las propuestas de cada parte que se configuran con una proposición y actitudes a favor o en contra.
  3. Cada parte tiene su turno y no debe impedir que la otra pueda expresar su punto de vista.
  4. La oposición de puntos de vista (conflicto de opiniones) puede resultar en la verdad de una tesis y en la falsedad de la otra.
  5. El uso de argumentos para conseguir que la otra parte cambie su punto de vista y llegue a aceptar el punto de vista del argumentador, rechazando así su postura anterior. Ambas partes, pase lo que pase, pueden entender y aprender algo de las otras posturas y de las razones ofrecidas en los contra-argumentos.

Walton ha diferenciado diferentes tipos de diálogo cuyas características, objetivos perseguidos por las partes, así como sus objetivos, se resumen en la tabla siguiente:

 

 

Síguenos y comparte:
error